La Ría de Arousa

La Ría de Arousa forma parte de las Rías Bajas y está situada entre las provincias de La Coruña y Pontevedra (Galicia). Es la más grande de todas, y tiene numerosas islas en su interior. Es una ría de aguas tranquilas gracias al hecho de que su apertura al mar mire hacia el suroeste y de que su boca esté protegida por la Isla de Sálvora, lo que prácticamente impide la entrada del oleaje de mar de fondo Atlántico.

Es probablemente el mejor entorno para iniciarse en la vela de crucero de España. Tiene corrientes, pero no excesivamente fuertes, mareas suaves (~3m en mareas vivas) y fáciles de calcular. Cada uno de los once pueblos tiene su puerto pesquero con sus correspondientes dificultades náuticas, lo que permite la práctica de numerosas maniobras que mejoran la calidad de la experiencia adquirida.

Existen numerosos pueblos en sus riberas que tienen monumentos históricos o casos antiguos llenos de interés: Rianxo, Cambados (Tierra del Albariño), Puebla del Caramiñal, El Grove, etc. Esto hace que las excursiones que se realizan en los cursos de Niveles II y III tengan interés turístico-gastronómico además del náutico.

Bases del CINA en la Ría

Vida cotidiana durante un curso de Galicia

Un día típico de un curso CINA comienza con el desayuno colectivo preparado por la bordée que se ha levantado un rato antes. A continuación comienza la topó dada por el monitor asignado. Mientras tanto un monitor prepara las tripulaciones y una vez acabada la topó, las anuncia con sus correspondientes barcos asignados.

Los alumnos y monitores de vela ligera, provistos de su vestuario náutico acudirán a la cercana playa de la Retorta y allí, recogerán todo el material necesario (guardado en un galpón) para poner a punto sus barcos.

Los componentes de los cursos de crucero deberán ir al puerto y embarcar el material necesario sin olvidar la comida.

.La navegación transcurre a lo largo del día con su correspondiente parada para comer (en el N II, N III y N IV se come a bordo). Vela ligera come en un lugar habilitado en la playa donde llevará el equipo de la bordee la comida tras ir a la base a por ella.

Cumpliendo el horario establecido los barcos vuelven a su base (En N III y N IV al puerto que le corresponda), quedando el material recogido para el día siguiente y notificando cualquier reparación que haya surgido. A partir de entonces, hay tiempo libre hasta la cena (tiempo usado en general para ducharse). Una vez acabada la cena, solemos salir a tomar unas copas a algún pueblo de la zona. Este capítulo se alarga hasta donde aguante el cuerpo, porque al día siguiente el curso sigue y hay que levantarse pronto para aprovecharlo.

La convivencia en la base de Boiro es un apartado primordial en el éxito de un curso. Compartir esos días con tus compañeros de curso, comiendo juntos, durmiendo en literas, compartiendo baño, se convierte en toda una experiencia necesaria de cara a conocer la vida a bordo. En ella, el respeto, el orden y la buena voluntad de todos los tripulantes hacen posible que navegar sea experiencia única y muy gratificante.

Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.